Documents

Educación y sociologia Emíle Durkheim digital

Description
Educación y sociología / Emile Durkheim homo sociologicus ediciones península j í
Categories
Published
of 96
17
Categories
Published
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Transcript
  Educación   y sociología  /  Emile Durkheim homo sociologicusediciones península  j  >í <■»£/*  LA C ttVffiiCiQÚ   //» 5i o  , -n  Émile Durkheim   ^EDUCACIÓN   Y SOCIOLOGÍA Prefacio de Maurice DebesseEpílogo de Joan Volker  La edición srcina! francesa fue publicada bajo el título Éducatioti   et sociolugie, por Presses Universitaires de France, París, 1973.© Librairie Félix Alean, 1922.Traducción de  Janine Muís de Liarás. Cubierta de Loni Gcest y Tone Hoverstad.Primera edición: junio de 1975.Propiedad de esta edición (incluyendo la traducción y el diseñode la cubierta): Edicions 62 s¡a., Provenza 278, Barcclona-8.Impreso en Conmar Color, Corominas 28, Hospitalet del HobregatDepósito legal: B. 26.379-1975ISBN7: 84-297-1106-6 . Prefacio l -i 1 Afamado sociólogo, Émile Durklicim es al propio tiempo uno de los «clásicos» de la pedagogía francesa. Envida, ya imprimió su sello personal a ésta a través de susenseñanzas; más adelante, ha hecho pesar sobre ella suinfluencia por medio de sus libros: Educación y sociolo-gía, La educación moral y, finalmente,  La evolución peda-gógica en Francia, que fueron publicados después de sumuerte merced a los desvelos de su discípulo Paul Fau-connet. Resultaba, pues, tan natural como necesario quelos educadores de hoy en día pudiesen referirse fácilmente a los textos más importantes de Durkheim, y debemoscongratularnos de la feliz iniciativa tomada por «Les Presses Universitaires de France» al reeditar, cuarenta añosdespués de su publicación en 1922, Educación y sociología,  obra agotada en las librerías desde hacía mucho tiempo.Kste pequeño pero inestimable volumen, compuesto decuatro ensayos que datan de los primeros años de nuestrosiglo, brinda al lector apremiado por el tiempo la venta ja de ser a la vez breve y de amena exposición. Pero antetodo, tiene el gran mérito de plasmar los conceptos fundamentales de Durkheim. Por añadidura, se ve avaloradopor una dilatada y excelente introducción debida a la pluma de Fauconnet. Si bien no tuve el honor de conocer aDurkheim, fallecido en 1917, fui en cambio alumno de sudiscípulo, a quien quiero rendir parias. Paul Fauconnet,sociólogo también él y sustituto de cátedra de pedago-gia en la Sorbona después de la Primera Guerra Mundial,abordaba los problemas que plantea la educación con unatractivo a la par penetrante y lúcido. Yo admiraba pro-I (indamente la sutileza y la agudeza de su mente. Poseía una de las inteligencias más preclaras que me haya sido «ludo conocer jamás. Murió de forma liarlo prematura.  Aquéllos que siguieron sus enseñanzas le deben el descubrimiento de la obra pedagógica de su Maestro, y, a través de ésta, el de la reflexión socio-pedagógica.Al igual que todos los clásicos, Durkheim es, ante todoy en el sentido amplio de la palabra, un representante desu época. Su doctrina es fiel testimonio del tiempo en elque le tocó vivir, el de la III República, el de la laicización de nuestra enseñanza pública, de los avances de lagran industria y del desarrollo de las ciencias humanas.De tal suerte que se podía aplicar a sus conceptos lo queél mismo decía con respecto a las investigaciones llevadasa cabo por los pedagogos: 110 son modelos que se debaimitar, sino documentos sobre el estado de espíritu deestos tiempos. Su obra define con toda perfección un momento trascendental en la historia del pensamiento pedagógico. Y sin el menor género de dudas, el sociólogo historiador que fue Durkheim hubiese gustado de ese elogio,él que no dejó de recalcar la evolución, en el transcurrirde los siglos, de las concepciones y de las instituciones pedagógicas, bajo los efectos de causas por encima de todosociales. Esta relatividad que el punto de vista históricointroduce en la reflexión se me antoja ser uno de los dosprincipios esenciales de la doctrina pedagógica de Durkheim.El otro es, por todos sabido, la importancia que concede a las realidades y a las necesidades de orden social.Reacciona con fuerza ante el concepto individual de laeducación que columbraba en sus precursores, Kant yHerbart, Stuart Mill y Spencer. Contrariamente a ellos,considera la educación como una «cosa inminentementesocial». La define como «una socialización de la jovengeneración por la generación adulta». La escuela es, desde su punto de vista, «un microcosmos social». No serecata en escribir que la sociedad «crea en el hombre unser nuevo». Otras tantas aseveraciones clamorosas del sociólogo, que han sido repetidas mil y una vez. Y también,discutidas. En efecto, a través de ellas Durkheim entrabaen conflicto con las teorías tradicionales. Chocaba conun amplio sector de la opinión sustentada por sus con6temporáneos, pero, al propio tiempo, abría nuevos caucesa la reflexión y a la investigación educacionales.Ciertamente, se puede no compartir hoy en día todassus ideas, entre otras sus reticencias para con la psicología, heredadas de Auguste Comte y que se vuelven a encontrar, aún más exacerbadas, en Alain; o también, suforma de definir la pedagogía como «una teoría práctica»,fórmula que permanece bastante enigmática a pesar delas explicaciones del autor; o, incluso, su injusto desdénen lo que concierne a la literatura utópica en materia depedagogía.Tampoco hay que perder de vista, al leer sus obras,el hecho de que muchos cambios se hayan producidodesde que estos textos fueron redactados. Por una parte,acontecimientos aniquiladores tales como las dos guerrasmundiales, por otra, una evolución acelerada de la economía industrial bajo los impulsos de inventos técnicos detodo tipo que han transformado hasta sus más profundasraíces nuestras condiciones de existencia. Las cienciashumanas que Durkheim consideraba como apenas incipientes han realizado progresos indiscutibles. El conflicto entre la psicología y la sociología, en el que él participaba, ha quedado hoy ampliamente superado. La psicologíaya no es sencillamente, como él lo creía, «la ciencia delindividuo»; se le ha reconocido al menos una «dimensiónsocial». La sociología, por su parte, se ha desviado dedeterminadas teorías durkheimianas, las de la «conciencia colectiva» y de las «representaciones colectivas», porejemplo; nuestra época enfoca de forma diferente a lade él las relaciones existentes entre la naturaleza y la cultura. La pedagogía, en tanto que investigación científica,se ha encarrilado de forma muy diferente a la que habíaprevisto Durkheim: deja de lado el estudio de los procesos históricos por el de la dinámica de grupo, y por elaquilatamiento del rendimiento escolar mediante métodos experimentales. El propio vocabulario se ha ido megydificando, al mismo tiempo que la óptica de Iosinvostí-gadores. En pocas palabras, el clímax intelectual ya natr   es el mismo: un lector moderno, acostumbrado a la ac7

SPVS

Aug 1, 2017
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x