Business & Economics

Saltos del toro y carreras rituales. Deporte femenino en la antigua Grecia

Description
Saltos del toro y carreras rituales. Deporte femenino en la antigua Grecia
Published
of 34
3
Published
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Similar Documents
Share
Transcript
  35 SALTOS DEL TORO Y CARRERAS RITUALES. DEPORTE FEMENINO Y RELIGIÓN EN LA ANTIGUA GRECIA Bull-jumping and ritual races.Sport for women and religion in Ancient Greece  Fernando G󰁡󰁲󰁣󰃭󰁡 R󰁯󰁭󰁥󰁲󰁯  fgarciar@filol.ucm.es Universidad Complutense de Madrid Fecha de recepción: 23-II-2015 Fecha de aceptación: 17-VIII-2015R󰁥󰁳󰁵󰁭󰁥󰁮: La tan repetida afirmación de que en los Juegos Olímpicos antiguos las muje-res no participaban requiere ciertos matices. En estas páginas se estudian las razones por las que el deporte femenino en la antigua Grecia y sus competiciones se mantuvieron siempre muy estre-chamente ligadas al contexto cultual y religioso en el que se celebraban. Sin embargo, en época imperial romana, algunos testimonios han hecho que diversos estudiosos se hayan planteado la posibilidad de que hubiera podido desprenderse de alguna manera de su estrechísima vincula-ción con los rituales iniciáticos y prematrimoniales, y haber tenido cabida incluso en las grandes competiciones deportivas, quizá ya más como espectáculo que como acto de culto. Palabras clave  : Grecia; deporte; competición; mujeres; ritual; culto. A󰁢󰁳󰁴󰁲󰁡󰁣󰁴: It’s often repeated that women did not take part in the ancient Olympics, but this affirmation needs certain notes. e reasons because of which the sport for women in  Ancient Greece and their competitions were always closely tied to the cult and religious con-text on which they took place are studied on these pages. Nevertheless some evidences from Roman imperial age have made that various scholars raised the possibility of sport for women getting detached of their highly close bonds with initiating and premarriage rituals; even being included in the great sport competitions, maybe more as a spectacle that as a cult ceremony. Keywords  : Greece; sport; competition; women; ritual; cult. Cómo referenciar este artículo / How to reference this article:García Romero, F. (2015). Saltos del toro y carreras rituales. Deporte femenino y religión en la Antigua Grecia El Futuro del Pasado, 6  , 35-67. http://dx.doi.org/10.14516/fdp.2015.006.001.001 ISSN: 1989-9289DOI: http://dx.doi.org/10.14516/fdp.2015.006.001.001  36 El Futuro del Pasado , nº 6, 2015, pp. 35-67ISSN: 1989-9289 FERNANDO GARCÍA ROMERO El deporte en la antigua Grecia tiene una vinculación muy estrecha con la reli-gión 1 . Este hecho supone probablemente, hablando en términos generales, la diferencia más significativa con respecto al deporte de nuestros días, que es un espectáculo esen-cialmente profano, por más que millones y millones de personas diariamente sacralicen los espectáculos deportivos y divinicen a sus protagonistas 2 , e incluso se lleguen a crear cultos más o menos paródicos como la «Iglesia Maradoniana de la Mano de Dios» 3 . En la antigua Grecia las competiciones deportivas se desarrollaban por regla general en san-tuarios como el de Olimpia, en el marco de festivales religiosos, en los cuales las pruebas atléticas alternaban con actos de culto (sacrificios, procesiones, plegarias, etc.). Los espe-cialistas han discutido largo y tendido sobre el srcen, el significado y el alcance de ese vínculo que unía deporte y religión en la antigua Grecia, llegando a conclusiones diver-gentes. Mientras unos estudiosos como Gardiner sostienen que la práctica del deporte es un acto srcinalmente profano, fruto del placer humano por exhibir las cualidades físicas, y que sólo posteriormente se incluye en contexto religioso, otros autores quieren ver una relación srcinaria entre deporte y religión. Así, Sansone interpreta en general las prácticas deportivas como un «sacrificio de energía humana», que tenía el propósito de propiciar el vigor que necesitaba el hombre del Paleolítico para cazar y matar animales salvajes. Otros autores, estudiando en concreto los orígenes de los festivales deportivos griegos, los relacionan por ejemplo con juegos funerarios en honor de héroes locales, o con rituales iniciáticos de paso a la edad adulta (sobre los cuales volveremos a menudo en el curso de nuestra exposición).El carácter religioso de los festivales deportivos griegos pervivió a lo largo de toda la historia de la Antigüedad, desde la Creta minoica (si, como creemos verosímil, los juegos del toro cretenses y otras manifestaciones más o menos deportivas tenían un srcen y una función cultual) hasta la abolición de los Juegos Olímpicos a finales del siglo 󰁩󰁶 p. C., unos juegos que mantuvieron siempre, en mayor o menor grado, su significado reli-gioso. Es cierto que una adición progresiva de elementos laicos (influencia política, peso económico, creciente carga espectacular) fue gravando paulatinamente el desarrollo de los grandes festivales, que fueron perdiendo poco a poco contenido religioso. Pero esta relación que unía deporte y culto se mantuvo siempre de manera más o menos intensa y fue ésa precisamente una de las razones que explica la actitud contraria de los primeros 1 Véase al respecto la reciente exposición de conjunto de M󰁵󰁲󰁲󰁡󰁹 (2014). También S󰁣󰁡󰁮󰁬󰁯󰁮 (2002: 323 ss.). 2 Cf. E󰁮󰁲󰁥󰁮󰁢󰁥󰁲󰁧 (1991). Manuel Vázquez Montalbán eligió para un irónico libro sobre el llamado «deporte rey» el título Fútbol. Una religión en busca de un Dios   (Barcelona 2005). 3 Recomendamos encarecidamente la lectura de un relato de José Luis Sampedro titulado «Aquel santo día en Madrid», que se publicó srcinalmente en el diario El País (17 de abril de 1987) y fue recogido posteriormente en el volumen Cuentos de fútbol  , selección y prólogo de Jorge Valdano , Barcelona 1995. En él un extraterrestre que está investigando la religión de los terrícolas más avanzados entra en un estadio de fútbol madrileño, que toma por un templo e interpreta en clave religiosa todo lo que sucede en él.  37 El Futuro del Pasado , nº 6, 2015, pp. 35-67ISSN: 1989-9289 SALTOS DEL TORO Y CARRERAS RITUALES. DEPORTE FEMENINO Y RELIGIÓN EN LA ANTIGUA GRECIA  cristianos hacia el deporte griego, que se consideraba, entre otras cosas, una de las más importantes manifestaciones de la religión pagana.Ese nexo que unía deporte y culto se mantuvo de manera mucho más intensa en el caso del deporte femenino, porque la situación social de la mujer en la antigua Grecia impidió una evolución hacia la práctica profesional del deporte (y, por tanto, hacia una debilitación de los lazos que unían deporte y culto), como desde muy pronto ocurrió en el caso del deporte masculino. En el deporte femenino griego no se produjo, al menos en las épocas arcaica y clásica, esa evolución «del ritual al récord» que da título al clásico estudio de Allen Guttman y señala el paso del contexto religioso al contexto laico. Efecti-vamente, casi todas las actividades deportivas femeninas que tenemos documentadas en la antigua Grecia tenían un carácter claramente religioso, generalmente en relación con ritos de iniciación prematrimoniales.Los primeros testimonios indicativos de la práctica del deporte por parte de las mujeres en el mundo griego remontan a la época minoica, que alcanzó su momento culminante entre 1700 y 1450 a. C. A falta de información escrita sobre aspectos relacio-nados con el deporte, numerosos objetos recuperados por la arqueología (frescos, sellos, vasos, relieves, terracotas, bronces, anillos, etc.) 4  atestiguan la intervención de mujeres en distintas actividades físicas, como la danza y particularmente la más característica disci-plina del deporte cretense, los saltos del toro 5 ; por regla general, en efecto, se interpreta que las figuras que en los frescos cretenses aparecen en color blanco son mujeres, las cuales saltarían el toro junto con los hombres, aunque también este punto ha sido puesto en duda, en particular por Damiani-Indelicato y Alberti 6 .Los especialistas han discutido largamente sobre el carácter de estos saltos, si quie-nes intervenían en ellos eran acróbatas profesionales y se trataba por tanto de espectácu-los meramente profanos 7 , o bien si (como a nosotros nos parece más verosímil) tenían 4 Véase Y󰁯󰁵󰁮󰁧󰁥󰁲 (1976, 1983, 1995), P󰁩󰁮󰁳󰁥󰁮󰁴 (1983), O󰁬󰁩󰁶󰁯󰁶󰃡 (1984: 63-75), S󰁥󰁲󰁲󰁡󰁮󰁯 E󰁳󰁰󰁩󰁮󰁯-󰁳󰁡 (2006), y en concreto para la presencia de mujeres, A󰁲󰁲󰁩󰁧󰁯󰁮󰁩 (1985). 5 Excelentes exposiciones generales, muy actualizadas, pueden verse en D󰁥󰁣󰁫󰁥󰁲 (2003) y S󰁣󰁡󰁮󰁬󰁯󰁮 (2014a). No entraremos a discutir aquí la controvertida cuestión de reconstruir las diferentes maneras de efectuar el salto sobre el animal; véanse al respecto los trabajos de Y󰁯󰁵󰁮󰁧󰁥󰁲, H󰁯󰁷󰁥󰁬󰁬 (󰀱󰀹󰀷󰀲) y T󰁨󰁯󰁭󰁰󰁳󰁯󰁮, y, para una exposición de conjunto, G󰁡󰁲󰁣󰃭󰁡 R󰁯󰁭󰁥󰁲󰁯 (1992: 11 ss.), S󰁥󰁲󰁲󰁡-󰁮󰁯 E󰁳󰁰󰁩󰁮󰁯󰁳󰁡 (2006: 117 ss.). 6 También M󰁡󰁲󰁩󰁮󰁡󰁴󰁯󰁳 (1989 y 2007) piensa que los participantes eran todos varones y que la diferencia de color no distingue sexo, sino status social o edad. Véase S󰁥󰁲󰁲󰁡󰁮󰁯 E󰁳󰁰󰁩󰁮󰁯󰁳󰁡 (2006: 100 ss.), S󰁨󰁡󰁰󰁬󰁡󰁮󰁤 (󰀲󰀰󰀱󰀳: 󰀱󰀹󰀷), S󰁣󰁡󰁮󰁬󰁯󰁮 (2014: 58-59), O󰁬󰁳󰁥󰁮 (2014: 236 ss.), R󰁵󰁴󰁴󰁥󰁲 (2014: 39-40). 7  Así, N󰁩󰁬󰁳󰁳󰁯󰁮 (1968) interpretaba los juegos del toro como un deporte secular y no un ritual sagra-do; y ya R󰁥󰁩󰁣󰁨󰁥󰁬 (1909) consideraba los saltos como evolución de la caza de toros salvajes por parte de los campesinos, para mantener en calma sus campos (estas prácticas tendrán sus reflejos míticos en las capturas de toros salvajes por parte de Heracles y Teseo). Entre los estudiosos del deporte griego, las tesis de Reichel contaron con el apoyo de G󰁡󰁲󰁤󰁩󰁮󰁥󰁲 (1930). Véanse también  38 El Futuro del Pasado , nº 6, 2015, pp. 35-67ISSN: 1989-9289 FERNANDO GARCÍA ROMERO su srcen en algún culto. Y aún en este segundo caso las opiniones están divididas entre quienes piensan que ese carácter religioso se conservaba todavía en la época en la que se datan nuestros testimonios iconográficos, y quienes por el contrario consideran más probable que en esa época la dimensión religiosa se hubiera perdido ya en buena parte, si no totalmente (de manera semejante a lo que está ocurriendo con nuestra Navidad, siguiendo la comparación de Graham). Así, para Rodríguez Adrados 8  los saltos del toro eran un ritual religioso en srcen, convertido ya por entonces en un mero «espectáculo y deporte»: « un espectáculo en torno a un agón  entre el hombre y la bestia, con el sacrificio  final de ésta; un espectáculo de srcen ritual, religioso…el estilizado juego del toro, que, con-vertido sin duda ya en espectáculo, estaba a cargo de los hombres y mujeres que saltaban sobre el toro… Pero no tenemos constancia de que ese juego fuera seguido del sacrificio. Quizá sí,  pero no hay datos  » 9 . Por lo que respecta al significado srcinal del rito, Rodríguez Adrados interpreta los saltos del toro cretenses, al igual que las corridas españolas, como « estiliza-ciones de múltiples elementos rituales en torno a la llegada del dios-toro, encarnación del año nuevo, y a su muerte  », un dios-toro que simbolizaría el poder generador de la naturaleza, que retorna con el nuevo año. Así pues, de acuerdo con esta interpretación, los saltos del toro estarían ligados en srcen a rituales de fertilidad, y ésta es probablemente la opinión mayoritaria desde que fuera defendida por Arthur Evans y luego vigorosamente respal-dada en los estudios de Persson. Evans, como Rodríguez Adrados aunque de manera mucho menos tajante, también ponía en duda que el carácter ritual y religioso de los saltos del toro se mantuviera vigente en la época de los palacios 10 . Otros estudiosos, en cambio, no sólo postulan para los saltos del toro un srcen religioso, sino que sostienen que todavía los hombres y mujeres que aparecen en los testimonios iconográficos que los recientes trabajos de L󰁯󰁵󰁧󰁨󰁬󰁩󰁮 (2004), Z󰁥󰁩󰁭󰁢󰁥󰁫󰁩 (󰀲󰀰󰀰󰀶), M󰁡󰁣I󰁮󰁮󰁥󰁲󰁮󰁥󰁹 (󰀲󰀰󰀱󰀰) y S󰁨󰁡󰁰󰁬󰁡󰁮󰁤 (󰀲󰀰󰀱󰀳), que hacen hincapié en el «conjunto de prácticas, ideas y valores relacionados con el gana-do» y su formalización en el salto del toro por parte de las élites sociales. Sobre el problema, véase también W󰁥󰁩󰁬󰁥󰁲 (1981: 74 ss.); G󰁡󰁲󰁣󰃭󰁡 R󰁯󰁭󰁥󰁲󰁯 (1992: 13 ss.) S󰁣󰁡󰁮󰁬󰁯󰁮 (2014: 46 ss.). 8 R󰁯󰁤󰁲󰃭󰁧󰁵󰁥󰁺 A󰁤󰁲󰁡󰁤󰁯󰁳 (1996: 25-30). La misma opinión había sido previamente expresada, en términos similares, por otros estudiosos como G󰁲󰁡󰁨󰁡󰁭 (1957: 257, n. 21) o H󰁯󰁷󰁥󰁬󰁬 󰀦 P󰁡󰁬󰁭󰁥󰁲 (1968: 20). O󰁬󰁩󰁶󰁯󰁶󰃡 (1984: 73), desarrollando la idea de M󰁡󰁴󰁺 (󰀱󰀹󰀶󰀱-󰀱󰀹󰀶󰀲) de que los saltos eran una representación ritualizada de la caza, ha sostenido el proceso contrario: los juegos del toro habrían tenido un srcen profano y práctico (caza de toros salvajes) y posteriormente habrían adquirido carácter religioso, en conexión con el culto a la diosa madre; para Olivová « at first the vaulters seem to have been skilled hunters, or shepherds and drovers; as the sport envolved and made  greater demands on the performers, they must have been replaced by professional acrobats specially trained in the sport  ». 9 Véase también B󰁵󰁲󰁫󰁥󰁲󰁴 (󰀲󰀰󰀰󰀷: 󰀵󰀷 󰁳󰁳.). 10 Véase también M󰁡󰁬󰁴󰁥󰁮 (󰀱󰀹󰀲󰀳-󰀱󰀹󰀲󰀴), quien ubica el ritual en contexto funerario y sugiere que los  juegos del toro pudieron haber tenido su srcen en sacrificios humanos en honor del dios-toro, de manera que hombres destinados a ser sacrificados, quizá en principio prisioneros de guerra, podían quedar libres si lograban vencer al animal (de ello sería reflejo la leyenda del Minotauro y su exigencia de víctimas humanas). Cf. Á󰁬󰁶󰁡󰁲󰁥󰁺 󰁤󰁥 M󰁩󰁲󰁡󰁮󰁤󰁡 (1962); M󰁡󰁮󰁤󰁥󰁬 (󰀱󰀹󰀸󰀶: 󰀳󰀰) con-cluye que « la tauromaquia era un aspecto esencial del rito sagrado y los resultados de las pruebas y los sacrificios pudieran haber revestido un significado oracular  ».  39 El Futuro del Pasado , nº 6, 2015, pp. 35-67ISSN: 1989-9289 SALTOS DEL TORO Y CARRERAS RITUALES. DEPORTE FEMENINO Y RELIGIÓN EN LA ANTIGUA GRECIA  han llegado hasta nosotros eran bien conscientes del carácter sagrado de la actividad que estaban desarrollando; así piensan, entre otros, Howell, (1972), Popplow, Mouratidis, Serrano, Scanlon, y un largo etcétera.No obstante, entre quienes defienden el carácter sagrado de los saltos del toro (sea únicamente en srcen, sea mantenido en la época de los palacios) no hay acuerdo a la hora de concretar en qué consiste exactamente ese nexo con el culto, es decir, qué tipo de rito está en la base de la actividad que los testimonios arqueológicos nos muestran. A resolver el problema no ayuda, por supuesto, nuestro desconocimiento absoluto sobre la periodicidad con la que se celebraban tales eventos (si es que eran regulares y no oca-sionales) 11 . Como se ha anticipado más arriba, son muchos los estudiosos que enmarcan los saltos del toro en el contexto de antiguos rituales de fertilidad. Evans, refiriéndose en concreto a la presencia de mujeres en las representaciones que nos han llegado, puso en relación esta intervención femenina con el culto a la Gran Madre cretense, de manera que saltando sobre el toro las sacerdotisas se ponían al servicio de su diosa. También Vera Olivová (1984: 74) insiste especialmente en la participación de «women acrobats», quienes, representando a la Diosa Madre, saltarían sobre los toros en lo que sería la escenificación simbólica de una «boda sagrada» entre la Diosa y el Dios que se apare-cía bajo la forma de toro (el mito de la unión carnal de Pasífae con el toro, de la que nacería el Minotauro, sería otra manifestación del mismo acto). Por su parte, Persson vincula igualmente los juegos del toro con rituales de fecundidad y, admitiendo que el rito terminaba con el sacrificio del animal, considera que la sangre del toro renueva la fecundidad de la tierra a la que empapa, como sostiene también Popplow. Así mismo Mouratidis es partidario del carácter sagrado del toro como símbolo de fertilidad, y Serrano Espinosa dedica su libro a intentar demostrar la vinculación de la tauromaquia cretense con rituales de fertilidad y renovación de la vida, partiendo de la comparación con los rituales documentados en Oriente desde el séptimo o sexto milenio a. C. 12 , y estimando probable que el ritual cretense finalizara con el sacrificio del animal (aunque reconozca que no hay testimonios que vinculen los saltos y el sacrificio del toro). Serrano añade que los juegos del toro pudieran haber adquirido igualmente una función «social», por el hecho de que quienes luchan con el toro sean jóvenes que intentan mostrar así su fortaleza física y, por consiguiente, su capacidad para adquirir un papel preponderante en la comunidad reemplazando adecuadamente a las generaciones anteriores, una idea que ha sido muy explotada por otros estudiosos en las últimas décadas 13 , especialmente 11 Cf. P󰁡󰁮󰁡󰁧󰁩󰁯󰁴󰁯󰁰󰁯󰁵󰁬󰁯󰁳 (2006: 130-131). 12 S󰁥󰁲󰁲󰁡󰁮󰁯 E󰁳󰁰󰁩󰁮󰁯󰁳󰁡 (2006). 13 Por ejemplo, Y󰁯󰁵󰁮󰁧󰁥󰁲 (cf. 󰀱󰀹󰀹󰀵: 󰀵󰀱󰀰 󰁳󰁳., 󰀵󰀲󰀱 󰁳󰁳.), S󰃤󰁦󰁬󰁵󰁮󰁧, M󰁡󰁲󰁩󰁮󰁡󰁴󰁯󰁳, A󰁲󰁮󰁯󰁴󰁴, P󰁡󰁮󰁡󰁧󰁩󰁯󰁴-󰁯󰁰󰁯󰁵󰁬󰁯󰁳, etc. Cf. G󰃼󰁮󰁫󰁥󰁬-M󰁡󰁳󰁣󰁨󰁥󰁫 (2012: 126): « With regard to the highly formalised represen-tation and idealised depiction of the ritual act, it may be argued that it was a visual device invented to express the perfection and skill exhibited by the leapers in overpowering the bull. As a tool meant for display and set in relation to its owner, wearer or user, the image may be understood as demonstrating
Search
Similar documents
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x